martes, 24 de septiembre de 2013

LA HISTORIA DE "SHOUT AT THE DEVIL" 3ra. PARTE

Llegó el momento de culminar con este relato, el de la historia de uno de las álbumes icónicos de la historia del hard rock...

El 26 de setiembre de 1983 es día elegido para la edición de "Shout At The Devil", el cual por fin, le dio notoriedad mundial a Mötley Crüe. El álbum vendió la cifra de doscientas mil copias en sus dos primeras semanas, nada mal para unos relativamente todavía desconocidos. Con su cubierta diseñada por Bob Defrin, el álbum generó cierta controversia al mostrar un pentagrama considerado satánico, no sin que la banda niegue toda afiliación anticristiana, aduciendo que el nombre del álbum es, precisamente, antisatánico. Eso no amilanó a ciertos grupos religiosos conservadores, quienes afirmaban que la banda estaba animando a sus oyentes a adorar a Satanás. Lo único que se logró en este ámbito fue considerar a la canción "Bastard" (una canción dedicada a su antiguo mánager Allan Coffman) dentro de la lista elaborada por la PMRC (siglas en inglés de Centro de Recursos Musicales de Padres) llamada las "Filthy Fifteen", consideradas "peligrosas y ofensivas" por esta asociación encabezada por Tipper Gore, la esposa del senador que se convertiría en vicepresidente de los EE.UU., Al Gore.

La cara A del disco abre con el instrumental narrado por el Ingeniero de sonido Geoff Workman, pero acreditado como Allister Fiend, la mascota de la banda, seguido por el tema-título, "Looks That Kill", la ya mencionada "Bastard", el instrumental de Mick Mars "God Bless The Children Of The Beast" (que no es otra cosa que la transformación de un antiguo tema llamado "Black Widow"), y se cierra con el clásico de The Beatles "Helter Skelter". El lado B empieza con la potentísima "Red Hot", sigue con el que sería el tercer single y segundo video "Too Young To Fall In Love", la dedicada al departamenteo de policía de Los Angeles (tras una golpiza que éste le propinara a Nikki Sixx) "Knock 'Em Dead, Kid", "Ten Seconds To Love", y se cierra con el medio tiempo "Danger".

El álbum ofrecía a sus oyentes un cambio marcado con relación a su predecesor "Too Fast For Love". Nikki lo explica así: "Quizás 'Shout At The Devil' pueda verse como el álbum de 'ruptura' de Mötley Crüe. Con éste álbum sentí que era un momento definitivo para cambiar. Era momento de pisar mas a fondo el pedal, poner mas combustible en el tanque, subir más el volumen de los amplis y forzar mas las cosas. Un montón de influencia para este álbum vino directamente de la afinación de guitarra de Mick Mars. Para mí, eso resumía el siguiente paso para Mötley Crüe...
Mientras estás grabando, evolucionas. El primer álbum fue influenciado bastante por los ritmos... bandas como Mott The Hoople y Slade y el power-pop. La chuntamos porque la forma de tocar de Tommy la batería, la de Mick en la guitarra y la voz de Vince encajaban a la perfección. Pero con 'Shout' nos volvimos realmente en Mötley Crüe. Cada uno en la banda tiene su propio estilo y afinación, así que era el momento de soltarnos. A pesar que nos llevó a otro nivel, aún teníamos con nosotros 'eso' de la calle. Éramos la banda que todos veían, pero en cuanto a ser una banda 'rompedora' lo entendimos tiempo después. Éste fue el que -para las bandas que nos seguían- tenia un factor intimidante. Fue el reto definitivo".


Reto cumplido, ya que el disco finalmente vendió más de tres millones de copias, si bien las primeras críticas fueron desastrosas. En The Village Voice, el crítico musical Robert Christgau le dio a "Shout At The Devil" una calificación de "D", y consideró que el atractivo comercial de la banda se basa en "la falsa jactancia que es un álbum pobre, incluso para los estándares de metal pesado​​". La revista Rolling Stone con su crítico JD Considine le dio dos de cinco estrellas posibles y dijo que su estilo musical era formulista, inocuo, y poco original: "el punto de bandas como Mötley Crüe es proporcionar emociones baratas a los adolescentes aburridos, y ahí es donde el álbum en última instancia, decepciona". Años mas tarde, en una crítica retrospectiva de cuatro estrellas y media (de cinco posibles) Barry Weber de Allmusic ve a "Shout At The Devil" como su mejor álbum y escribió que "muestra el metal sucio y notorio (pero muy entretenido) de Mötley Crüe en su mejor momento"

Es por esa época que nace la segunda hija de Vince Neil, ala que le pone el  nombre de su madre, Elizabeth Ashley. Este es el primer hijo con su novia Beth Lynn con quien vive por entonces, además de Neil, su primer hijo de ya 5 años, a quien tuvo aún siendo un adolescente. Pero nada detiene a los Crüe en su imparable ascenso, ni las malas críticas ni nada. Es para promocionar el disco que la banda acude personalmente a la tienda Tower Records en West Covina, California, para una firma de autógrafos a quienes compren su álbum. Mötley Crüe aparece en MTV por primera vez durante su "Halloween Horror Show" con material grabado en vivo en el concierto que dieron en el club Limelight en New York, lo que les proporciona una audiencia de millones de espectadores. MTV también hizo un concurso llamado "Halloween Crüe", donde un afortunado ganador y 25 amigos suyos son llevados al show, ocupando toda la primera fila. Toda esta estrategia comercial hace que el disco alcance el #12 en el Billboard 200 chart. "Shout At The Devil", "Looks That Kill" y "Too Young To Fall In Love" fueron lanzados como singles para promocionar el álbum,. Los últimos dos alcanzaron los puestos #54 y #90 respectivamente en el Billboard Hot 100 en 1984, mientras que "Shout At The Devil", alcanzó el puesto #30 en la lista Mainstream rock. Con el tiempo, "Shout At The Devil" sería certificado cuádruple platino por alcanzar los cuatro millones de copias, el 15 de mayo de 1997.

A mediados de noviembre Mötley Crüe inicia una gira en veintitrés ciudades como cabeza de cartel, incluyendo un show con entradas agotadas en el Orange Pavilion de San Bernadino. Axe de Florida y Heaven de Australia hacen el papel de bandas soporte en la gira. La puesta en escena representa una desolado paisaje del final de la civilización, con un telón de fondo pintado con un horizonte de la ciudad, basado en la película "Escape from New York". La tarima de la batería de Tommy está construido para parecerse a los escombros de una carretera, mientras sus amplificadores están adornadas con púas. Al comienzo del show de Mötley, un miembro de su equipo entra al escenario, ya lleno de humo, con una máscara de horror y hace mímica sobre una grabación de alguien recitando el poema de Edgar Allan Poe de 1843 llamado "The Conqueror Worm", donde dice: "Ese drama de Mötley -oh, ténganlo por seguro... no se olvida".

El video de "Looks That Kill" se emitió por primera vez en noviembre mientras la banda volaba de un concierto a otro en el avión de ocho plazas de Doc McGhee, con el cual incluso tuvieron un aterrizaje de emergencia luego de un fallo eléctrico del aparato. El único daño sufrido fue que el maquillaje de escena y productos de limpieza explotaron. El último concierto de esta breve gira como headliners fue el 16 de diciembre en Arizona. Terminado esto, Vince y Tommy vuelan a las Islas Caimán para unas vacaciones de dos semanas. Estando allá, y siendo víspera de Año Nuevo,

Vince y Tommy tocaron con una banda de reggae local el tema "I Shot The Sheriff" en un club local llamado apropiadamente Infirno. A continuación, vuelan al encuentro de Nikki y Mick en el estudio de ensayo Long View Farm en Nueva York, para comenzar a prepararse para una gira como teloneros de Ozzy Osbourne en su gira "Bark At The Moon". Al estudio, llegan los choferes de limusinas de la banda llevando grandes cantidades de drogas y prostitutas de Manhattan.

El resto es historia...

No hay comentarios: