martes, 20 de agosto de 2013

CELEBRITY DRIVE: NIKKI SIXX

El último número de la revista Motor Trend dedica un especial a nuestro Nikki y su aficción por los autos rápidos. He aquí el reportaje:

Lograrlo en la industria de la música es un sueño hecho realidad para Nikki Sixx, y aún así no lo toma por hecho. Tuvo uno de esos momentos el año pasado antes de que Motley Crue se fuera de gira con Kiss. Sixx estuba conduciendo en su último auto, un Ferrari California 2010 negro, por la autopista interestatal 405 con la capota bajada: "Estaba escuchando el segundo álbum de Aerosmith 'Get Your Wings', y pensaba para mis adentros: 'Este seguro es un largo camino desde la granja'", dice. "Estaba sonriendo y Joe Perry me envió un mensaje y le dije: 'Oye, ¿cómo estás?' Miré el teléfono y sólo estaba como, 'Hombre, no puedo creer lo increíble que es mi vida'. Y entonces sonó el teléfono y era Paul Stanley de Kiss y nos empezó a hablar de la gira".

Sixx tiene una predilección por los convertibles, y su vehículo diario es un 2013 Ferrari 458 Spider completamemnte negro con interioriores rojos. Sixx dice que el auto es perfecto. "Este auto es un 10 en todo el día, no importa si estás en la carretera, en caminos sinuosos o incluso en un atasco", dice. "Es más rápido que un tiburón y lo suficientemente cómodo para pasear a diario o en un largo viaje". Sixx ha tenido una buena dotación de Ferraris, incluyendo un Testarossa. "Literalmente, sacó el mocoso que hay en mí", dijo. "Lo tuve por 12 años, y lo que encontré fue que Ferrari hizo practicamente un todo terreno del vehículo. (El 458), literalmente, puede ser un auto para todos los días también. Tiene lo mejor de ambos mundos".

2006 Bentley Flying Spur
Evaluación: 10
Sixx también tiene un Bentley Flying Spur. Es su sedán familiar. "He sido muy afortunado de tener Mercedes, BMW, sedanes muy agradable y este auto que para mí es la máquina de conducir suprema", dice. "Es rápido, de 12 cilindros, es cómodo, es fiable. Nunca he tenido problemas con el auto desde el día que lo compré".

"Sé cuanto puede elevarse el precio de un Rolls-Royce Ghost. Aun siendo una estrella de rock, empresario y alguien que trabaja muy duro por su dinero y que hace realmente dinero de buenas inversiones y años de gira, a veces simplemente no comprendo que ese sea el próximo nivel de inversión hablando de automóviles. Soy un poco práctico, no al 100 por ciento", dice con una sonrisa. "Conduzco un Bentley y un Ferrari, pero no sé si se pueden obtener mucho más de un Phantom o un Ghost de lo que se obtiene de un Flying Spur".

Sixx generalmente mantiene sus carros durante mucho tiempo, a excepción de los de carreras que ha poseído. "Tenía un Chevy '57 con 520 centímetros cúbicos. Ese auto era una maravilla. Es algo que llevarías un fin de semana para correr como loco, pero no para conducirlo todos los días", dice. "Tenía también un Ford Highboy '32, que era mi sueño de auto desde que era un niño".

Vendió el Ford y compró un Chevy Chevelle SS 1971, que también terminó vendiendo. "Los autos de carreras para mí son realmente emocionantes, son como Hot Wheels", se ríe. "Los amo y es como quisiera ver si puedo manejar cada uno, pero no soy un coleccionista de autos. No siempre tengo más de dos autos. Compro, tengo la mejor oferta que puedo, los conduzco, los trato muy bueno, y luego los vendo y compro otro auto de carreras con ese dinero".

El auto en el que aprendió a conducir
Sixx viajó mucho cuando era niño, creció en varios sitios como Idaho, Seattle y Texas. Su abuelo le enseñó a conducir en una vieja camioneta Ford blanca que era un camión de la granja. "Tres en el árbol. De hecho, me conduje en la zanja. Eso es volver al día en que tu padre o tu abuelo te ponen al volante del auto en su regazo y tienes un campo abierto para que puedas conducir", dice. "Ellos no pueden ni siquiera tener un F-100 en ese entonces, si no una camioneta Ford blanca". Su abuelo también tenía un tractor, y Sixx también lo condujo.

Primer auto comprado
Como músico que luchaba por abrirse camino, Sixx tenía trabajos ocasionales en tiendas de música y de licores, vendiendo bombillas por teléfono y aspiradoras de puerta en puerta. "Cuando llegué por primera vez a California desde Idaho en un autobús Greyhound con sólo mi sueño de rock and roll, me fui a vivir con mi tío Don Zimmermann, presidente de Capitol Records" recuerda. "Recuerdo que tenía este hermoso Porsche en el garaje y algo más agradable como un Mercedes y tenían una vieja pickup Ford F-150". Su tío le consiguió trabajo en un Music Plus en Glendale y le permitió manejar la camioneta. "Sólo recuerdo pasear por las calles de Los Angeles en esta camioneta, sintiéndome como el rey del mundo".

Cuando Sixx se mudó de la casa de su tío, necesitaba un auto y se compró un Chevy Bel Air 1950 por 100 dólares. "El tablero de madera se pudría, los resortes sobresalían a través de los cojines, no tenía aire acondicionado", dice. "Estaba oxidado. Tuve que bombear los frenos para detenerlo, porque siempre había aire en la línea de freno. Era un desastre, pero me sirvió".

Un día dejó el Bel Air al lado de una carretera y cambió a un Volkswagen Escarabajo de 1959 por 250 dólares. El escarabajo sólo tenía un asiento delantero. Sin asiento trasero, ni asiento de pasajero. "No funcionó para tener una novia, pero fue genial para llevar a mis amplificadores y todo, y ser un músico joven y hambriento que va a las audiciones".

No hay comentarios: